jueves, 22 de julio de 2010

PROCESO DE SERIGRAFÍA


La serigrafía es la impresión que es marcada sobre soportes, se realiza con tintas especiales, éstas pasan por una especie de tamiz de hilos finos, además de que hay una reserva por donde no pasa esa tinta.

Es una técnica que se utiliza en adhesivos, caratulas, sinópticos, displays, placas, señales, impresión sobre textil, sobre materiales rígidos, porosos, magnéticos, etc. Mientras sea posible realizar esa impresión.

La serigrafía permite imprimir sobre múltiples superficies e infinidades soportes, esto hace que la industria lo utilice en demasía. Los colores que se pueden utilizar son mates, de baja intensidad o brillantes, además de que se pueden mezclar diversas clases de tintas, se garantiza su resistencia a los elementos de la intemperie en cartelería, rotulación y publicidad exterior.

La serigrafía es un proceso muy largo ya que la forma de preparación es compleja, se tensa la muselina o la seda serigráfica al bastidor de madera o metálico, además de estar tensionado al punto en que no se arrugue para que al momento de imprimir no se arruguen, normalmente se sostiene con grapas y de manera cruzada, con el fin de que la tensión quede pareja.


La base de las tinta con la que se va a imprimir, puede ser en base agua y bencina (varsol), también existe emulsión roja para imprimir con tintas con base de pvc, bicromato de amonio. Se le adiciona bicromato de amonio en cantidad que indique el fabricante y normalmente son pocas gotas, la sustancia se extiende de forma pareja con una canal o espátula, con la seda tensionada y se deja secar en un sitio oscuro o con la ayuda de un secador de cabello, después se toma algo transparente. La emulsión reacciona de diferente manera de acuerdo a la exposición con la luz, habitualmente para una mesa de dibujo se expone por no más de un minuto, también se puede usar el foco de un cuarto y para ello el tiempo es de veinte minutos aproximadamente.

Después del proceso se procede a revelar, suavemente se frota con la mano o con un pincel, las partes que no fueron expuestas se diluirán dejando la seda en blanco, no se debe frotar mucho porque la emulsión se caerá. Si se cae todo es porque quedo sub – expuesta y necesitaba más tiempo para reaccionar. Después del proceso de revelado hay que dejar secar la plancha, si el dibujo no quedo como se esperaba se puede usar un pincel y aplicar la emulsión restante, una vez seca, la plancha podrá ser usada para imprimir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada